dissabte, 27 de setembre de 2008

EL URBANISMO ROMANO


Colonia Ivlia Avgvsta Faventia Patterna Barcino
     Roma no creó el urbanismo, ya que la planificación de las ciudades ha existido en todas las épocas de la historia. Sin embargo, la civilización romana es una civilización urbana que privilegió las ciudades y desatendió las zonas rurales. Con Roma, pues, el desarrollo del urbanismo llegó a sus más altas cotas de perfección.
     Las ciudades en general y las colonias en especial, como asentamientos de nueva creación, son un claro ejemplo de la estructura ortogonal del urbanismo romano. El plano ortogonal es un desarrollo en cuadricula, donde las calles se cruzan en ángulo recto dando lugar a una red tipo tablero de ajedrez. Los campamentos militares romanos son un claro ejemplo de este tipo de urbanismo y ciudades como Barcelona y León son muy representativas.
     La ciudad se estructura al entorno de dos grandes ejes, el norte-sur, que es el cardus maximus y el este-oeste, el decumanus maximus. Al final de estas dos calles se encuentran las puertas de la ciudad, que la conectan con las grandes vías romanas. A partir de aquí las demás calles se van diseñando de forma paralela y perpendicular a los dos grandes ejes centrales, apareciendo calles secundarias que son, según la orientación, los cardos y los decumanos minors. En las manzanas que se van configurando se construyen las casas, las domus, las insulae, los centros metalúrgicos, etc.
     En el cruce del cardo y decumanos máximus se construye el foro y el mercado. El foro es el centro administrativo, judicial, religioso y comercial de la ciudad. Suele estar presidido por el templo dedicado a la triada capitolina o, más tarde, al Divino Augusto.
La ciudad romana
     También en el foro nos encontramos con la curia, desde donde los diunviros rigen políticamente la ciudad, y la basílica, donde se imparte justicia y se hacen los grandes negocios comerciales. También cerca del foro se suelen levantar las termas, edificio imprescindible en la cultura romana. En fin, a la entrada de la ciudad suele estar el castellum o depósito de agua, que luego de recibirla del acueducto correspondiente la distribuiría por toda la urbs, a las termas, las fuentes y a algunas domus con privilegios especiales.
     Otros edificios básicos que suelen conformar la ciudad romana son el teatro, el anfiteatro y el circo, que a veces pueden estar fuera de las murallas. Si la ciudad es de nivel nos encontraremos seguramente con algún ninfeo y quizás un odeón. También diversos templos dedicados a otras tantas divinidades y los arcos triunfales en homenaje a los grandes ciudadanos o emperadores que han favorecido a la ciudad.
     Y circunvalando toda la ciudad las murallas con sus torres de vigilancia.

Colonia Ivulia Vrns Thivumpalis Tarraco

     El modelo, pues, se repite con algunas variaciones pero siempre respetando las lineas básicas descritas. Una excepción, la propia Roma con su estructura urbanística absolutamente caótica. Pero esto es ya otra historia.

dissabte, 13 de setembre de 2008

LEPTIS MAGNA



Tres ciudades destacaban en la antigüedad: Roma, Alejandría y Leptis Magna. A Leptis Magna se la conocía como la Roma de África. Fundada por los fenicios el emperador Septimio Severo era originario de la misma y, como era costumbre de los emperadores romanos, la favoreció especialmente. Actualmente está declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad y es sin duda alguna la joya del viaje a Libia.

Cuando paseas entre sus restos arqueológicos eres consciente de la grandeza del Imperio Romano y de cuya cultura somos herederos directos.



Lo primero que se ve al llegar es el Arco de Septimio Severo, llamado “el africano”, reconstruido pero de una belleza insultante, a continuación, pasando por la Palestra, se llegar a las Termas de Adriano, perfectamente conservadas y donde aún se pueden oír los gritos de placer y diversión de sus gentes practicando su afición favorita.



Enfilamos la Vía de las Columnas y a la derecha se encuentra el Ninfeo, construcción de una gran suntuosidad.



Ahora entramos en el inmenso Foro Severiano .



Después de atravesar el foro llagamos a una de las visitas culminantes de la ciudad, la Basílica de los Severos, edifico singular donde se impartía justicia, se halla en un inmejorable estado de conservación y el paseo entre sus piedras es una vivencia difícil de explicar, hay que experimentarla. En este momento sientes toda la grandeza de Roma y te sientes orgulloso de pertenecer a su estirpe.



Ahora toca visitar el Foro Viejo y en él los Templos de Liber Pater y de Roma y Augusto, para finalizar con la Curia. Dejamos atrás la parte administrativa de la ciudad para dirigirnos a su Macellum, el mercado.



Pasamos por medio de calles en perfecto estado de conservación y atravesando los Arcos de Tiberio y de Trajano llegamos al espectacular Teatro. No hay que perderse desde lo más alto de la summa cavea una maravillosa vista del mar y de la scenae.



En fin, con la visita a su anegado puerto y su Anfiteatro, vamos finalizando la visita con una sensación agridulce de tristeza y alegría: tristeza por que ignoramos si algún día volveremos a pisar estas piedras milenarias y al mismo tiempo alegría por haber tenido el privilegio de haber contemplado esta maravilla de la creación humana.



Para los que se quieran recrear con las maravillas arqueológicas de la Libia greco-romana aquí os dejo algunas fotos.

dijous, 11 de setembre de 2008

VIL·LA ROMANA DELS MUNTS (ALTAFULLA - TARRAGONA)



Uno de los privilegios de vivir cerca del conjunto arqueológico de la antigua Tarraco (declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 2000) es que puede desplazarse con cierta habitualidad y contemplar, una y otra vez, el magnifico legado arqueológico y patrimonial del que somos simplemente depositarios y que tenemos la obligación de preservar y mejorar para transmitirlo a las siguientes generaciones.

En Agosto me di una vuelta por la “Vil•la Romana dels Munts” que está situada en el Caimunicipio de Altafulla a 12 kilómetros de Tarragona y que también fue declarada, al mismo tiempo que Tarraco, Patrimonio de la Humanidad.

El conjunto arqueológico, que se data su origen del siglo I dC se halla parcialmente excavado y de él se sabe que vivieron Caius Valerius Avitus y su esposa Faustina. El amigo Caius fue a mediados del siglo II uno de los dos diunviros de Tarraco (cargo equivalente al de los alcaldes actuales).

En el paseo por el yacimiento se pueden distinguir perfectamente la parte rústica de la urbana, esta última con unas magnificas termas cuya estructura básica es perfectamente reconocible. Es especialmente destacable el cryptoporticus, pasillo que comunicaba todas las estancias de la parte urbana de la villa. Los mosaicos y, especialmente las pinturas muy bien conservadas nos dan una imagen de lo lujosa que podía llegar a ser una villa romana. En la parte rústica destacan el depósito de agua (la Tartana) y la cisterna de gran dimensiones.

Las villae romanas, eran los principales centros de producción agrícola y ganadera de roma y se componían habitualmente de una parts rustica, donde se desarrollaba la actividad mercantil y otra parts urbana, donde residían los señores de la casa, y que según el nivel económico podía llegar a ser magnificas, incluyendo, como es el caso de la que nos ocupa, unas magnificas termas.

Está sería la imagen de una villa romana:



Si os acercáis por Tarragona, bien vale la pena hacer una pequeña escapadita y visitar este magnifico conjunto arqueológico.

Aquí os dejo algunas fotos.

dissabte, 6 de setembre de 2008

AQUAE SULIS (BATH – INGLATERRA)




La Aquae Sulis de los romanos, la Bath actual (Somerset), es una ciudad de 90.000 habitantes situada a 140 kilómetros de Londres (90 minutos en tren). Bendecida por la naturaleza con manantiales de aguas curativas que surgen a 46º de temperatura, los romanos a partir del año 54 a.C crearon en el antiguo lugar sagrado de los celtas dedicado a la diosa Sulis (la Minerva de los romanos) un gran centro termal para dedicarlo al que siempre fue su principal esparcimiento: los baños termales.
Muy bien conservadas las termas, en el año 1987 fueron declaradas patrimonio de la humanidad. Su visita está perfectamente organizada y hay autoguias en (milagro) español. Siguiendo su recorrido podemos contemplar las diversas salas en que se componían las termas, desde el el apodyterium (vestuario) el tepidarium (sala de agua templada, el caldarium (sala de agua caliente) y el frigidarium (piscina de agua fría). También es perfectamente visible el hypocaustum, que era el sistema de canalización de aire caliente utilizado para calentar las diversas estancias.
Si uno viaja a Londres y dispone de varios días vale la pena esta excursión a Bath. Si uno es un enamorado de la cultura romana entones el viaje es imprescindible.

Aquí os dejo algunas fotos de la visita.